;
;

El compromiso romero reside en las nuevas generaciones

“Cuando te ponen la medalla de la Romería, en la fiesta de los Romeritos, ganas un compromiso con dicha Romería·. Escuché estas palabras, no hace mucho tiempo, a una persona relevante dentro del mundo romero en Montellano. Pasaron por mi mente de manera desapercibida, pero ahora que pasa el tiempo le doy cada vez más vueltas a dicha frase.

Compromiso. Es lo que ganamos no sólo los romeros que nos ponemos esa medalla, sino todos los montellaneros, con la Romería. El compromiso hoy reside, sobre todo, en la juventud de Montellano, ya los jóvenes nos hemos encontrado esta magnífica celebración montada y es nuestro deber mantenerla, engrandecerla y, por qué no, luchar por ella, pues la Romería de Montellano es lo que más identifica a nuestro pueblo y a todos sus habitantes.

Cuando vives desde pequeño la Romería se te queda para siempre marcada en el corazón y te dará una gran nostalgia el recordar aquellos años. Recuerdo cuando estaba en el colegio Santa Teresa y llegaba la primavera. Cambiaba mis zapatos por los botos camperos para empezar a domarlos por aquellas pistas del patio. No estaba yo solo: toda la chiquillería andábamos con botas para arriba y botas para abajo.

Llegaba aquel mes de Mayo y los niños sonreíamos de otra manera: “Esta tarde empieza ya la Carreta”. Por la tarde ibas con tu madre a la cochera y allí te veías con tus amigos. Aquella cochera, durante dos meses era tu segunda casa: jugabas, merendabas, te divertías, te quedabas dormido entre dos sillas… y sobre todo, tenías vivencias que quedaban grabadas para siempre.

Poco a poco aquella Carreta iba tomando forma: flores, guirnaldas, penacho, etc. El gran día se acercaba. Llegaba el jueves, el número recogido y la Carreta visitada el Viernes de Jurado. Recuerdo cómo todos los niños de la Carreta vitoreaban el numero de la Carreta: “el 6, el 6, el 6 es cojonudo, como el 6 no hay ninguno”, “mi Carreta… guapa, mi Carreta… guapa, guapa, guapa y guapa, y bonita y bonita y bonita, bonita y bonita”.

Así puedo continuar contando grandes recuerdos que viví cuando niño. Hoy doy mil veces gracias a mis padres por haber hecho durante mi infancia Carreta. Es, en gran medida, por lo que hoy día tengo tanto cariño a esta gran fiesta. La Romería: pasado, presente y futuro, compromiso de todos. Me despido con un gran viva dedicado a todos los niños de Montellano que viven la Romería como yo la viví cuando era niño.

¡Viva San Isidro Labrador!

Comentarios

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies