;
;

La historia de la hermandad de mujeres de Montellano

La hermandad del Gran Poder tal como se conoce hoy nace en 1948, pero parte de sus orígenes son anteriores, muy anteriores. En concreto de principios del siglo XVIII, cuando se fundó la que hasta los años sesenta de la pasada centuria fue la corporación de penitencia más antigua de Montellano, la hermandad de los servitas. Conviene recordar que la fusión de ambas corporaciones fue rubricada en 1969, aunque desde la primera salida procesional del nazareno, 1949, la imagen mariana acompañó al señor del Gran Poder en cada Semana Santa.

La advocación de la virgen de los Dolores nace en Montellano en 1726, pues la misión principal de la congregación Servita era dar culto a una imagen con dicho título. Una hermandad formaba íntegramente por mujeres, cuyo culto principal tenía lugar el Viernes de Dolores. En esta celebración las hermanas, obligadas por las reglas de la corporación, entregaban dos reales en forma de limosna.

Hasta la fundación de la hermandad del Gran Poder, la virgen de los Dolores procesionó bajo palio en la tarde del Viernes Santo, aunque, según relatan los archivos, la salida de la cofradía durante algo más de dos siglos fue de manera puntual y esporádica. Al coincidir ambas imágenes en la parroquia de San José, fruto de la ilusión y la pujanza de la nueva hermandad del Gran Poder, la Virgen de los Dolores de la todavía corporación Servita acompañó al nazareno durante casi veinte años cuando eran entidades independientes.

En vínculo entre el actual Gran Poder y la virgen de los Dolores nace en 1938, cuando ambas obras llegaron a Montellano para sustituir dos imágenes primitivas que desaparecieron en el incendio que sufrió la parroquia de San José en el inicio de la Guerra Civil (1936). En este sentido, conviene indicar que ambas advocaciones conviven en el templo desde la construcción de la segunda parroquia. Una relación que se estrechó a mitad de siglo pasado.

Gran Poder y Dolores, Madre e Hijo nacieron en el corazón de Montellano para que hoy ambos bendigan las calles de la localidad. La actual hermandad, que absorbió totalmente en 1969 a la corporación servita, intenta ahora recuperar dicho título servita, el cual no le fue concedido por el Arzobispado de Sevilla al no existir archivos que atestiguaran la antigüedad de la congregación.

Comentarios

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies