;
;

¿Es Manolo Hidalgo el Hermano Mayor más joven de Andalucía?

  • El nuevo hermano mayor del Gran Poder, con tan solo 23 años, es uno de los más jóvenes de las hermandades y cofradías de Andalucía. Junto a él, otros miembros de su generación ocupan altos cargos en la hermandad.

El joven emprendedor Manuel Hidalgo es el protagonista de una circunstancia inusual en el mundo cofrade. Con tan solo 23 años ha sido elegido como hermano mayor del Gran Poder. Una ‘rara avis’, debido a su juventud, en el universo que engloba a las hermandades y cofradías.

¿Por qué es una excepción?

Por ejemplo, en Sevilla capital el hermano mayor más joven es Óscar Real, que con siete años más que Hidalgo rige los designios de la corporación de gloria del Juncal, mientras que el más joven de Andalucía se encuentra en Córdoba, en concreto en la hermanad del Rayo. Su nombre es Carlos Arrebola y con tan solo 20 años es el máximo representante de la corporación que procesiona en la tarde del Sábado Santo califal. Son dos de las pocas excepciones, en un ámbito muy tradicional.

La generación dorada del Gran Poder

El nuevo hermano mayor del Gran Poder no es un caso aislado en la hermandad del Miércoles Santo, pues Manuel Hidalgo encabeza una junta de gobierno donde brota juventud y, por lo tanto, ilusión e ímpetu. De esta forma, José Manuel Lozano, de 21 años; Manuel Orozco e Ildefonso Hidalgo, de 20 ambos; diputado de cultos, mayordomo y secretario, respectivamente; es decir, los tres cargos, al margen del hermano mayor, más importantes de la hermandad, acompañan en este proyecto a Manuel Hidlago. Un hermano mayor que, a pesar de considerarse “preparado” para el cargo, admite que es un “paso muy importante” en su vida.

Un paso al frente

Manuel Hidalgo, vecino de la Parroquia de San José y estrechamente ligado desde su niñez a la hermandad del Gran Poder, fue consciente de que debía dar un paso adelante dos días antes de que concluyera el plazo para la presentación de candidaturas a hermano mayor de la corporación. Juan Francisco Aguayo, máximo representante de la cofradía durante los últimos ocho años, no tenía relevo e Hidalgo temía por el futuro de su hermandad.

“A mí no me pertenecía este cargo. Pero si ves que tu hermandad está sola, que el paso adelante es necesario… Me hubiese dolido la llegada de una junta rectora, que es lo que hubiese ocurrido si no me hubiese presentando”

No era el momento, no eran las circunstancias, según reconoce Manuel Hidalgo, que esperaba. Quizá, demasiado joven para ostentar un cargo de tanto peso. Cuando hace cuatro años fue nombrado prioste no se imaginaba que a medio plazo iba a tomar las riendas de la corporación.

“No era mi momento, era consciente de que algún día iba a llegar pero no me esperaba que fuese tan pronto; es una responsabilidad, es un cargo muy fuerte para mi edad, hay que ser realista”

Valiente. Es la palabra que mejor define, no solo a Manuel Hidalgo, sino al grupo que desde que conoció la atrevida decisión del nuevo hermano mayor le mostró su total apoyo. Tal es así que dos de los pilares más fuertes del Gran Poder, los ex hermanos mayores Juan Bosco y Miguel Candau -considerado el más importante en la historia de la corporación-, forman parte de la junta de gobierno que lidera Hidalgo.

“Se ha pasado de una junta para la que no había apenas nadie a una con 21 miembros. La gente fuerte de la hermandad, los más veteranos, están siempre alrededor, pendiente de nosotros. Ellos ven normal este proceso, eso me tranquiliza.

Se rememora el espíritu del Gran Poder

Corría el año 1948 cuando un grupo de jóvenes de Montellano se embarcó en la muy compleja tarea de fundar una hermandad alrededor de un nazareno que habitaba en la Parroquia de San José desde hacía doce años. En parte, el equipo que encabeza Manuel Hidalgo recuerda un poco al atrevimiento de aquellos chavales que pusieron los cimientos de la que es hoy corporación del Gran Poder.

“En mi carta de presentación para todos los hermanos lo di a entender; vamos a mantener, vamos a tener los ideales de aquellos que hicieron que la hermandad esté viva hoy día. A ellos se lo pusieron muy difícil, así lo cuenta la historia”

La juventud de la hermandad del Gran Poder es una singularidad que la caracteriza desde sus inicios. Manuel Hidalgo y gran parte de su equipo crecieron aprendiendo de sus mayores en las dependencias de la corporación. Así, el paso a una junta de gobierno tan joven se entiende como un proceso natural a una generación preparada.

La juventud que está dentro de la junta de gobierno son los niños que de toda la vida han estado pegados a la hermandad. Pienso que lo vamos a sacar de calle

La juventud es el motor, el futuro de las hermandades. Sin ellas, las corporaciones acabarían muriendo. Por lo tanto, su papel, aunque muchas le pongan trabas y no lo entiendan -equivocadamente- así, es fundamental en las mismas y así lo llevan a gala en el Gran Poder.

“Se le abren todas las puertas a los jóvenes; a mí siempre me han dado mi sitio, lo he hecho todo en la hermandad junto con otros compañeros. Al abrirte tantas puertas te motiva, te invita a seguir en este mundo”.

La corporación del Gran Poder alza bien alto la bandera de la juventud en el mundo de las hermandades. Pero los Manuel Hidalgo, José Manuel Lozano, Manuel Orozco o Ildefonso Hidalgo son también el reflejo de una savia nueva que está dotando a Montellano de un nuevo aire, de nuevos bríos, ímpetu y energía en distintos aspectos de la sociedad.

La juventud tomará el papel de Montellano. Está cambiado, cada día es más cívica, más responsable y también colaboran con las entidades del pueblo

Manuel Hidalgo inicia un camino ilusionante a la par que complejo en la hermandad que le vio crecer, en su hermandad, junto a sus titulares. Sin duda, con la determinación que muestra la travesía será de ensueño.

“¿Temor?, mi temor era que se hubiese perdido la hermandad. Una vez que hemos conformado la junta de gobierno no estoy preocupado; van a ser cuatro años muy tranquilos, en los que la hermandad va a ser lo que siempre ha sido para Montellano”.

El nuevo hermano mayor del Gran Poder, ejemplo de que los jóvenes están preparados para ocupar cargos de responsabilidad en nuestras hermandades. Y sí, también merecen oportunidades en otros ámbitos de la vida.

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies