;
;

La carta de un montellanero en Chile. Así vivió el terremoto

Cuando todo Chile se encontraba ilusionado en la preparación de sus Fiestas Patrias – Fiestas de Independencia (18 y 19 de septiembre), un nuevo terremoto ha sembrado el pánico en la zona centro del país. A las 19:54 del 16 de septiembre, un sismo 8,4º en la escala de Richter, se produce a 42 km de la localidad de Canela Baja en la IV región de Coquimbo, a unos 300 kms de la capital Santiago. Sembró el pánico en toda la zona norte del país, y que llegó a sentirse en Buenos Aires. Esta es la carta de Sergio Solano, montellanero residente en Antofagasta, Chile:

A los que estamos trabajando en la ciudad de Antofagasta, en la construcción del nuevo hospital, el temblor se hizo sentir en nuestras oficinas de obra, y en los edificios de apartamentos donde vivimos, algunos de 23 de plantas de altura. Generalmente las construcciones están diseñadas para soportar sismos de esta categoría, pero los españoles no estamos acostumbrados a terremotos tan fuertes, y como se mueven los edificios para soportar el temblor. Muchos acabamos sentados en nuestras sillas, ante la sensación de mareo o que te caes al suelo.

Poco después, se activa la alarma de tsunamis en toda la costa chilena, ya que el peligro de maremoto provocado por el sismo, atemoriza a todos los habitantes junto al Pacífico. El 27 de febrero de 2010 otro terremoto de 8,8º Richter generó 525 muertos, principalmente en la localidad de Concepción, y todo por no activar la evacuación de la costa por parte de las autoridades chilenas.

En este caso, un sistema de alarmas mediante avisos a todos los teléfonos móviles de los habitantes de la costa, junto al operativo de los carabineros chilenos y bomberos, megafonía permanente instaladas en las calles junto al mar de las ciudades chilenas, nos ordenan evacuar todas las viviendas y vías cercanas al mar. Nos tenemos que alejar del mar e instalarnos en refugios o puntos de encuentro de emergencias instalados al interior de las ciudades, hasta que son desactivadas las alarmas.

Todas las cadenas nacionales y emisoras de radio, suspenden sus emisiones y prestan cobertura a las consecuencias del terremoto. Pero hasta que no llega la mañana no se ven las consecuencias reales del terremoto y tsunami. Viviendas y locales destruidos, principalmente las realizadas con materiales básicos, o arrasadas por las olas que han entrado en tierra. Durante el día siguiente los informativos muestran imágenes aéreas de la destrucción de la costa, incluso barcos arrastrados y depositados en la tierra 50 metros al interior de la costa, como se ha visto en Coquimbo.

El balance a día de hoy, según la ONEMI (Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública) informan de 13 personas fallecidas y 11 heridas; 59 albergados; 3.494 damnificados; 262 viviendas destruidas, 418 con daño mayor no habitable; 4.833 clientes sin suministro eléctrico y 2.400 clientes sin suministro de agua potable.

Sin embargo, de todo lo ocurrido, mi reflexión es la preparación que tiene el pueblo chileno ante emergencias de este tipo. Cuando se ordenan las evacuaciones, los chilenos tienen preparadas sus mochilas con ropa de abrigo, linterna, radio, agua, productos básicos para tranquilamente y sin correr, alejarse de la costa con sus familias y dirigirse a los puntos de emergencia. En otros países, con sismos como éste la devastación sería total, y los fallecidos se contarían por miles. Mirad los que había hasta el momento de escribir estas notas, 13 personas fallecidas.

La vida continúa con normalidad, Chile celebra sus Fiestas Patrias salvo en las zonas más próximas al epicentro, mientras la tierra sigue temblando. En 48 horas hay registradas más de 250 réplicas de intensidad superior a 3,0º Richter.

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies