;
;

“No crucéis la frontera”, por José Antonio Illanes

Lo de ayer en la plaza Mayor de Madrid ha sido, más que alarmante y significativo, metafórico. Una numerosa horda de bárbaros del norte –los holandeses aún vestían pellejos cuando nosotros vivíamos en Tartessos-, humilla a nuestros mendigos y convierte la simbólica plaza madrileña en una pocilga: desperdicios, bolsas, papeles, botellas, latas… Sin cortarse un pelo, sin el menor respeto, como si suya fuera la plaza, suya España, suya nuestra dignidad.

Incitaban a las mujeres a hacer flexiones, arrojaban monedas al suelo, quemaban billetes ante sus ojos y coreaban “no crucéis la frontera”, como si Europa fueran ellos, como si nosotros fuéramos África. Por eso lo de hoy ha sido metafórico: sin el menor respeto, como a ladrones impunes, como a corruptos irredentos, como a europeos de tercera o cuarta categoría, es como nos ven muchos europeos. Y así nos han tratado. Lo de la plaza Mayor de Madrid no hubiera ocurrido ni por asomo en Trafalgar Square o en la plaza de la Bastilla.

Andamos pensando en recuperar la democracia, actualmente secuestrada por los poderes financieros, pero desdeñamos algo más importante: recuperar la dignidad percudida por tantos años de despótico golferío institucional y político. Sin dignidad nunca tendremos el respeto de nuestros vecinos y, mucho más importante, el de nosotros mismos. Sin la reconquista de esa dignidad siempre seremos un país de tercera haciendo reverencias ante los bárbaros por un puñado de monedas. Siempre vendrá un chulo a la puerta de nuestra casa a tratarnos como escoria, a quemar billetes ante nosotros, a ensuciar nuestras calles, a faltarnos al respeto en presencia de nuestros hijos.

Recuperemos el tiempo perdido, seamos capaces de recobrar la decencia arrebatada por cuatro granujas sin escrúpulos, impidamos que nos traten como a refugiados en nuestra propia casa, demostremos estar a la altura de la historia, desparasitémonos, miremos a los ojos a los bárbaros del norte y coreemos alto y claro: “Somos un pueblo noble y decente. Si sois animales, no crucéis la frontera, por mucho dinero que traigáis”. Cuando seamos capaces de hacer eso, la democracia vendrá sola.

Comentarios

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies