;
;

¿Qué peligro tiene la oruga procesionaria?

En los últimos meses hemos vivido la época de la oruga procesionaria. Este insecto es conocido especialmente por sus efectos mortales para animales de compañía, como los perros. Para la población también son peligrosas, especialmente en niños y personas alérgicas. Hablamos con el biólogo y profesor de instituto José Manuel García, más conocido como Capi.

¿Qué es la oruga procesionaria? Características y curiosidades

La oruga procesionaria es un insecto con un ciclo de vida muy parecido al de los gusanos de seda. A lo largo de su ciclo de vida pasa por distintas fases o etapas. En septiembre u octubre los huevos que han sido puestos por la mariposa adulta eclosionan y comienza su etapa larvaria. La puesta tiene lugar en las hojas de los pinos. Estas larvitas pasan durante los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero por distintos tamaños hasta llegar a uno adecuado, que es el típico que vemos cuando las orugas van en procesión por el suelo. En abril bajan de los pinos en procesión, de tal forma que la cabeza de una está justo a continuación de la parte posterior del extremo de la otra, con objeto de protegerse de los depredadores (la cabeza le gusta mucho a los insectívoros).

Está estudiado que es una hembra de la oruga procesionaria la que dirige la procesión. Bajan al suelo y se entierran, pasando a una etapa que en el gusano sería el equivalente al capullo de seda y que en su caso es una especie de crisálida pupa. Está ahí durante los meses de abril, mayo y junio y cuando llega junio esa crisálida acaba transformándose en una mariposa nocturna que dura un par de días aproximadamente y que como todas las mariposas en estado adulto tiene una finalidad de reproducirse. Si son fecundadas pondrán un huevo alrededor de las hojas de los pinos en forma de espiral y morirán.

¿Qué daños puede causar? Especialmente en perros y niños

Para que sean forestales tiene que venir la plaga con mucha proliferación. Los daños importantes son respecto a las personas y a los animales. Estas larvas tienen a lo largo de su cubierta unos pelos, una especie de cerdilla con una bolsita con veneno que tiene cualidades urticantes e irritantes. A modo de protección, desprenden estos pelillos que flotan en el aire y si cerca tenemos alguna persona, niño o animal doméstico como los perros, les afecta sobretodo a las mucosa: a la boca, nariz y oídos, produciendo irritación, necrosis, e incluso a los perros a veces les ocasiona la pérdida total o parcial de la lengua. Si la persona es alérgica le puede ocasionar daños un poco más graves, incluso anafilácticos. Esto sí que es un problema para la población.

¿Cómo podríamos combatir o prever estas situaciones?

Hay distintos métodos para contrarrestar un poco estos daños. Como todos sabemos es necesario que los distintos componentes del ecosistema proliferen porque ya veremos que el principal método, el más eficaz y el menos costoso es el biológico: hay depredadores como los pájaros insectívoros (carboneros, herrerillos…), murciélagos, chicharras, saltamontes, avispas o lirones que se alimentan de las larvas y mariposas. Si estos animales están en la cadena el problema de la oruga procesionaria está controlado.

También existen métodos químicos. Los aéreos están prohibidos por la Unión Europea. Y por supuesto, el método físico: cortar el bolsón si está cerca de una zona de urbanización y eliminarlos.

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies