;
;

El trasplante de siete pinos más prometedor

Desde hace unas semanas el Club de Parapente está adecuando una zona ubicada en las antiguas escombreras del Ayuntamiento. Se trata de trasplantar siete pinos y algunos olivos, algo que significará mucho para los aficionados al parapente: podrán practicar esta disciplina en Montellano hasta 200 días al año -hasta ahora sólo podían hacerlo unos 40-.

Esta zona se convertirá en una nueva pista de despegue, desde la que se podrán aprovechar los vientos de poniente. José Martínez Illanes lleva luchando desde hace unos años por dar este paso, el cual asegura que fomentará en gran medida el turismo, especialmente de extranjeros, principales demandantes de esta actividad.

“El extranjero que viene se va muy contento. Les gusta mucho comer aquí porque les parece muy barato y ven a los montellaneros como gente sencilla y que no les engaña. Son además, y por lo general, personas muy limpias y respetuosas con el medio ambiente. Esto hará que aumenten los turistas: los guiris empezarán a verse mucho por Montellano.”

Con el club federativo puesto en marcha desde hace casi un año, tras conseguir los permisos de la Junta de Andalucía organizarán un evento al que vendrán clubes de toda España, reuniendo en la localidad a más de 500 personas para un estreno por todo lo alto. Según el presidente, la Sierra de San Pablo es el mejor viento norte de la zona incluso en la comparativa con Algodonales.

“Algodonales tiene un potencial increíble y los bares están llenos. Nosotros vamos a crear una empresa para hacer lo mismo que tienen allí: traer gente y que se queden, duerman, coman y lo hagan todo aquí. Los visitantes reconocen que es la mejor zona de viento de norte y la prueba de ello es que vienen desde Algodonales hasta aquí. Si fallan tienen que subir de nuevo y mientras que aquí eso cuesta muy poco en otros sitios se tarda una hora”.

Aparentemente el potencial económico de este deporte es notable, pero Martínez asegura que durante todo este tiempo no logró dar el paso “por motivos políticos”. Hace unos años ya logró la adecuación de la primera pista, en la antigua cantera, donde hasta entonces había que hacer colas para poder despegar -sólo un parapentista podía hacerlo ante la falta de espacio-.

“Llevo luchando desde hace unos 10 años, pero he tenido impedimentos por temas políticos. No ven el negocio que hay para todo el mundo y no me escuchaban. Decían que eso no se podía hacer. Primero el PSOE con Salazar, luego con Curro y más tarde Izquierda Unida y el PP empezaron a ponerle interés. Ahora con el nuevo gobierno se han movido y ya estamos empezando con la segunda pista”.

El club logró su objetivo y cada vez el cielo de Montellano mostrará más parapentes sobrevolando la zona. “Normalmente el que hace este deporte es porque tiene dinero”, asegura Martínez. Ahora es el pueblo el que debe cumplir su objetivo ante la tesitura y que esto repercuta en la economía local.

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies