;
;

¿Plaga de alúas en Montellano? La explicación…

Foto: José Fernández

Tras las intensas lluvias del fin de semana, por las cuales Montellano marcó cifras récord a nivel nacional, un aluvión de hormigas voladoras (generalmente conocidas como alúas) invadió Montellano ante la perplejidad de muchos vecinos.

“¡Es una plaga!”, se comentaba. Sin embargo, es una situación habitual cuando preceden varios días de precipitaciones. Estos inofensivos insectos, reproductores de la especie (las hormigas obreras son estériles) no salen del hormiguero habitualmente, pero, con las lluvias, se ven obligados a hacerlo simple y llanamente para no ahogarse. En días como los de ayer se embarcan en su vuelo nupcial, un ritual de apareamiento generalizado.

Con la humedad, suelen salir en enjambres y, una vez fuera, tienden a reproducirse. Los machos mueren al no poder comer por sí mismos y, tras ser fecundadas, las hembras pierden sus alas para convertirse en reinas de las nuevas colonias que empiezan a formar.

Como curiosidad, antiguamente era la señal idónea para saber cuando la tierra estaba en su estado óptimo para sembrar la simiente (grano contenido en el interior del fruto de una planta); una anécdota que dio el nombre a las hormigas de la sementera.

Todas vuelan a la vez…

Según los científicos, las alúas se sincronizan entre sus nidos con el objetivo de aumentar la efectividad reproductora. Lo que para muchos fue una plaga en Montellano derivará en los próximos días en nuevos hormigueros…

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies