;
;

TELEVISIÓN | Montellano y sus vecinos en la Sierra Sur de Sevilla

Si la tierra tuviera familia directa, la más cercana, la que ha compartido con nosotros nuestro nacer como naturaleza, como tierra desde la noche más lejana de los tiempos y como historia vivida desde que la habitó el ser humano, en Montellano tendríamos un problema de difícil solución. Dos madres, dos familias. La sevillana y la gaditana competirían por ese título. Con ambas compartimos no sólo proximidad geográfica y naturaleza, sino tiempos históricos comunes. Hoy vamos a acercar nuestra mirada a la madre sevillana: la sierra sur de Sevilla.

Con cabecera en Morón de la Frontera, como madre primigenia, estas tierras vieron pasar pueblos de todo tipo que dejaron una impronta perceptible en muchos aspectos, también en la toponimia, en los nombres del terruño que pisaron y pisamos. Esa frontera medieval abrió paso a repoblaciones que volvieran a revitalizarnos, de ahí surgen entre otras, La Puebla de Cazalla. Un poco más lejana pero compartiendo aromas de Sierra con infinitas gamas de olores, colores y sabores surgirá el enclave de Martín de la Jara. Y de la necesidad y realidad de tener que comer de la madre tierra nacerá otro pueblo de la comarca, Los Corrales, pueblo ganadero desde tiempo inmemorial. Volviendo otra vez la vista a la madre moronera, la tierra parirá a Villanueva de San Juan “donde nace una villa allí que no la había”. Más allá, desafiando al horizonte y a la misma frontera de la historia veremos surgir Algamitas, levantada sobe las entrañas físicas y sobre la historia.

Pero para desafíos desde tiempo inmemorial tenemos la villa de Pruna que arrastra más de tres mil años de historia. Su tierra ha sido testigo mudo de cómo hemos sido muchas veces puerto de entrada, de trasiego y de asentamiento de pueblos y civilizaciones antiquísimas. Y encajonado entre Montellano y Morón, surge Coripe , donde la naturaleza explota casi imperceptiblemente. Para terminar: Montellano, incardinado en la tierra como definiendo ese espacio indefinido entre las alturas de la arrugada tierra y la juventud excelsa de sus llanos. Como avanzadilla y límite, como nueva y vieja frontera hemos estado desde tiempo inmemorial mirando a Híspalis y a Gadir, y aunque las distribuciones geográficas actuales nos han dejado caer al lado sevillano, si dejáramos hablar a los espacios compartidos y los tiempos vividos abrazaríamos a dos madres casi por igual. Siempre fuimos frontera desde la misma Roma imperial e incluso antes, y lo que la historia marcó, difícilmente la burocracia administrativa podrá borrar.

La curiosidad innata del ser humano de conocer, descubrir y viajar nos lleva en muchas ocasiones a poner cuerpo y alma en tierras lejanas. Mientras mayor sea la distancia mayor es nuestra atracción. Olvidamos en ocasiones que aquí, a la vuelta de la esquina, en nuestra geografía más cercana hay espacios por descubrir y realidades que vivir más atractivas de lo que pudiera parecer a primera vista. Conocer nuestro entorno cercano es sin duda conocernos a nosotros mismo como comunidad y como personas.

Vídeo: Sevilla pueblo a pueblo

Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla Sierra Sur de Sevilla

Sierra Sur de Sevilla

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies