;
;

Un texto para los… ¿’catalanes pancipelaos’ o ‘pancipelaos catalanes’?

Desde hace un tiempo viene resonado el nombre de Cataluña en cualquier medio de comunicación que se precie, y la mayoría de las veces originando un clima, cuando menos de enfrentamiento, de tesitura y de empecinamiento de querer hacer chocar posturas, ideas y principios que aunque estaban latentes hace tiempo han encontrado últimamente un caldo de cultivo ideal.

Por ello, he querido recordar a la cantidad de familias pancipelas-catalanas o viceversa que deben sentir sensaciones especiales en una mezcla de nostalgia al mirar atrás y dudas y miedos al mirar hacia adelante.

Me refiero a esos montellaneros y montellaneras que hace muchísimos años tuvieron que tomar el camino de la emigración desde Montellano hacia, entre otros lugares, Cataluña. Aquellos barrios obreros de la periferia industrial catalana se vieron inundados de muchos andaluces, y dentro de ellos muchísimos pancipelaos que veían en tan lejanas latitudes su proyecto de futuro. En un goteo incesante desde la década de los 60 del siglo pasado, Montellano y Cataluña estuvieron más cerca de lo que decía la geografía. ¡Y mira que costaba recorrer esos kilómetros en aquellos Seat 600, o en trenes incansables…!

Algunos volvieron pero la mayoría se asentaron allí definitivamente, aunque siempre con una parte importante de su corazón mirando a estas latitudes. Sus hijos y nietos han crecido y aún escuchan las palabras del abuelo y la abuela recordando su tierra y pueden comprobar cómo un brillo especial resalta en una mirada serena pero perdida.

Hoy, que a todos los partidos políticos catalanes se les llena la boca hablando de la tierra, de la identidad, de las raíces, de la cultura, la historia y las tradiciones, haciendo gala nuevamente de una hipocresía digna de estudio, precisamente he querido recordar a muchos pancipelaos que desde Badalona, Rubí, San Cugat, Manresa… y un largo etc. de ciudades recuerdan de manera especial este rinconcito de la Sierra Sur, tan cerca pero a la vez tan lejos.

Algunos dicen que tu tierra es donde vives tú, los tuyos, tus recuerdos y tus sueños, por eso estoy seguro que muchos catalanes-pancipelaos o viceversa tienen hoy un pequeño/gran conflicto de intereses. Nadie puede llamaros extranjeros, ahí, en una tierra que habéis construido con vuestro esfuerzo desde hace 50 años pero tampoco nadie os lo puede llamar aquí, porque las raíces nadie debería perderlas nunca.

Sin duda, los montellaneros tenemos una deuda con vosotros porque aunque físicamente estéis lejos, siempre estaréis en la esencia y la identidad de vuestro pueblo, Montellano y formáis parte de sus raíces, del mismo modo que el que tuvo la suerte de vivir su vida en la tierra que lo vio nacer.

Artículos relacionados

Comentarios genéricos desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies